Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | April 16, 2024

Scroll to top

Top

No Comments

Exposición 'Chagall. Un grito de libertad', en la Fundación Mapfre - ¡Zas! Madrid

Exposición ‘Chagall. Un grito de libertad’, en la Fundación Mapfre
Misael García Lanzas

La exposición Chagall. Un grito de libertad, estará abierta en la Fundación Mapfre hasta el 5 de mayo

La Fundación Mapfre presenta una exposición centrada en la obra del pintor bielorruso de origen judío Marc Chagall (1887-1985), artista singular cuya obra transita entre el surrealismo, el expresionismo y el cubismo

Esta exposición de Marc Chagall nos permite explorar su imaginación desde la comicidad y la tragedia de un Gógol o un Dostoievski, atmósfera rusa, cielo rojo, el vendedor de periódicos y el violinista verde vestido de púrpura, el amor sencillo, borrachera y crimen, baile y muerte, incendio en la casa sobre la nieve, carros transportando ganado, de su obra profana, hasta el ojo de los cielos, el consuelo místico, las letras hebreas escritas en un resplandor de oro, la zarza ardiente, los ángeles, Jeremías envuelto en su túnica amarilla, el imponente rabino abrazando la Torá, el largo cuerpo de Cristo flotando tras la luna, de sus cuadros de temática judía, itinerario que comienza con el circo del arte, bailarines que taconean en la ingravidez, dibujos para escenografías, el fantástico y vertical “Retrato doble con una copa de vino”, vista interior y transfigurada de angulosas calles de París, y continúa con su viaje a Jerusalén, semilla de paisajes más convencionales pero que no dejan de jugar con la textura y la representación.


Marc Chagall (1887-1985).

También, en el medio, como un núcleo negro, está el tumor de la guerra, de las guerras que vivió, que Chagall mezcla histriónicamente con la crucifixión y la resurrección, en imágenes tumultuosas que parecen expresar a la vez el horror que le inspira la multitud y la ternura que siente por cada uno de los corazones que la componen; en estas obras, asimismo, se percibe la culpabilidad del artista que se sirve del sufrimiento en masa para celebrarlo en cuadros monumentales.

Este tortuoso nudo se desenlaza en la última sala, donde se exponen los esbozos para vidrieras y grandes murales, en una eclosión de vida sin sombra de sospecha, donde aúna su energía mística y su esperanza infantil en horizontes de paraíso y elevación que ornamentarían sinagogas, capillas, y la sede en Nueva York de la Organización de Naciones Unidas, aclamando la naciente paz perpetua.

Todo ello, el niño, el exiliado, el ruso y el judío, el color infantil y el símbolo ancestral, el soñador divertido y el transmisor de la Torá, las ondulaciones y la recta Ley, lo inacabable y lo inacabado, es Chagall, y esta muestra lo hace visible.

Print Friendly, PDF & Email

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies