Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | February 23, 2024

Scroll to top

Top

No Comments

Munch resurge con una exposición en Madrid y la edición de sus textos - ¡Zas! Madrid

Munch resurge con una exposición en Madrid y la edición de sus textos
Emilia Lanzas

El-friso-de-la-vida,-editorial-nordica,-Munch.La obra de Edvard Munch, en su doble vertiente, pictórica y literaria, reaparece con una exposición en Madrid y la publicación de una antología de sus escritos.

Este otoño ambas vertientes de Munch, la pictórica y la literaria, cobran un nuevo impulso. A la exposición Arquetipos en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid —que reúne desde el 6 de octubre hasta el 17 de enero cerca de 80 obras del artista noruego y ha sido organizada conjuntamente con el Munchmuseet de Oslo—, se suma la publicación por primera vez en castellano de una antología de sus escritos en El friso de la vida (Nørdica).

Con motivo de la exposición de Edvard Munch, que se inicia el 6 de octubre en el Museo Thyssen-Bornemisza, la editorial acaba de publicar un libro con los textos del pintor, «El friso de la vida», ilustrado con láminas de sus cuadros.
Hilde Bøe, responsable del Munchmuseet de Oslo, declara en el prólogo que “cuando los textos se presentan junto a las obras pictóricas, como en este caso, se hace visible para el lector que los primeros completan a las segundas, y que el conocimiento de la obra y del artista por medio de sus textos profundiza en la comprensión de ambos de un sinfín de maneras”.

El beso, de Edvard Munch.

El beso, de Edvard Munch.

Todos los textos de Munch que se incluyen en «El friso de la vida» están escritos con forma de poema en tanto que se construyen con renglones cortos y sin apenas puntuación. Estas son las unicidades en unos textos divididos en capítulos de muy diferente factura. Así, en los aforismos y reflexiones sobre el arte y los apuntes sobre su obra la finalidad de Munch no es tanto la de versificar sino la de contar, por lo que los textos fundamentalmente narrativos están escritos con un lenguaje literal. En cuanto a los dos siguientes capítulos, los esbozos literarios y los diarios íntimos, el lenguaje se torna más cuidado y lírico para expresar lo pasional y descarnado de sus sentimientos. Por último, el relato «El gato blanco», es una curiosa historia escrita con humor negro.

No tiene fisuras la cohesión de Munch entre vida, obra y textos. Su línea de investigación pictórica y el porqué de sus cuadros están en perfecta armonía con sus textos y con su existencia.

-Se ha pintado precisamente
porque no puede
explicarse de otra manera –
Lo único que se puede
Ofrecer es un indicio de
la dirección que se
tenía en mente
No creo en el arte
que no se haya
impuesto por
la necesidad de una persona
de abrir su corazón
Todo arte –la literatura como
la música- ha de ser engendrado
con los sentimientos más profundos-
El arte son los sentimientos más profundos

La emoción latente en el pincel inunda de color y de fuerza sus lienzos. Sus cuadros muestran escenas narrativas, con historias precisas y determinados personajes que terminan metamorfoseados en arquetipos, tales como el deseo, la enfermedad, la angustia, la melancolía… Temas que Munch repite obsesivamente en secuencias temáticas.
Munch perdió a su madre, a una hermana y a muchos parientes a causa de la tuberculosis, enfermedad que él también padeció. Se crió junto a un padre estricto y beato cristiano. En 1905, ingresó en un sanatorio mental después de sufrir una crisis nerviosa, y volvió a ser internado tres años después.

Y es precisamente esto lo que confiere
al arte un interés más profundo. Lo que
hay que sacar a la luz es el ser humano,
la vida. No la naturaleza muerta.

El título de este libro: «El friso de la vida», toma el nombre del ciclo pictórico más ambicioso del artista, que le ocupó toda su vida, concebido como un poema de amor, ansiedad y muerte, que reúne algunas de sus obras más célebres: «El grito», «El beso», «Madonna», «El vampiro», «Melancolía»…

Paseaba por el
camino con dos
amigos –cuando
se puso el sol
De pronto el cielo
se tornó rojo sangre
Me paré, me apoyé
sobre la valla extenuado
hasta la muerte – sobre
el fiordo y la ciudad
negros azulados
la sangre se extendía
en lenguas de fuego
Mis amigos siguieron
y yo me quedé atrás
temblando de angustia
y sentí que un inmenso
Grito infinito recorría
la naturaleza.

El grito, de Edvard Munch.

El grito, de Edvard Munch.

Print Friendly, PDF & Email

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies