Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | February 26, 2024

Scroll to top

Top

No Comments

El fotógrafo Jeff McCurry, el amigo de Harambe, el gorila que fue asesinado por proteger a un niño - ¡Zas! Madrid

El fotógrafo Jeff McCurry, el amigo de Harambe, el gorila que fue asesinado por proteger a un niño
Pedro Pozas Terrados

«Estoy seguro de que la horrible muerte de Harambe cambiará la opinión del mundo»

El fotógrafo Jeff McCurry.

En mayo de 2016 ocurrió un grave incidente con la caída de un niño al interior del recinto de gorilas, en el zoológico de Cincinnati. El gorila Harambe no dudó en saltar al foso y proteger al niño. Los responsables del zoo mataron a tiros a Harambe.

Las excelentes fotografías que Jeff McCurry ha realizado sobre la naturaleza y sus seres vivos están llenas de ese contacto maravilloso con la madre Tierra, mostrándonos en todo su esplendor el colorido de la vida. Su sensibilidad y empatía hacia otras especies le hizo tener una relación especial con un gorila macho llamado Harambe que se encontraba en el zoo de Cincinnati (EE.UU.) Se pasó muchas horas frente a él, dialogando con las miradas y con las expresiones gestuales. Se entendían, se comprendían.

Viendo las fotografías de Jeff McCurry no dudé en ponerme en contacto con él, con la vaga esperanza de pedirle si podía utilizar algunas para diferentes campañas en el Proyecto Gran Simio. Cuál fue mi sorpresa, que al poco tiempo me contestó que «sin duda podía utilizar sus imágenes». Ese acto de desprendimiento altruista me llegó al corazón. A partir de ese momento mantuvimos una relación continuada y empleé sus imágenes en artículos, en la web e incluso en diferentes libros y en una exposición en el museo de Valencia sobre los derechos de los grandes simios. En mi casa tengo varías de sus imágenes de gorilas, bonobos y un orangután que adornan las paredes como un museo, como una ventana hacia el mundo de nuestros hermanos evolutivos. Por supuesto, ante esta gran generosidad pasó a formar parte del Proyecto Gran Simio y esa lucha que mantenemos en la defensa de los derechos básicos de los simios y en contra del negocio de su cautividad.

En mayo de 2016 ocurrió un grave incidente con la caída de un niño al interior del recinto de los gorilas, en el zoológico de Cincinnati. Harambe, no dudó en saltar al foso y arrastrar al niño fuera del mismo. Los responsables del zoo, ante el temor de que pudiera hacer daño al niño, mataron al gorila. Y Harambe murió sin comprender.

El gorila Harambe. Fotografía: Jeff McCurry.

La tormenta mediática que rodeó la muerte de Harambe se convirtió rápidamente en una de las noticias más importantes de la década. Las fotografías que Jeff había realizado se hicieron virales y sobre algunas de ellas hubo memes que dieron la vuelta al mundo.

Mucha gente no comprendió el porqué se decidió abatir a muerte al gorila cuando claramente se observó que quería proteger al niño. Pero los responsables del zoo temieron por la vida del niño y por las demandas que les habría originado si resultaba herido. Existió una gran cobertura de los medios de comunicación y numerosas protestas en las calle. Las fotografías de Jeff y su amor por su amigo asesinado han sido el motor principal para que Harambe sea recordado de por vida.

En homenaje a Harambe y a Jeff McCurry he querido hacerle una entrevista para dar a conocer su opinión con respecto a los homínidos no humanos y su deseo de parar para siempre la explotación y el negocio que se está haciendo con sus vidas cautivas.

He visto la gran amistad que tuviste con Harambe. Como sabes, desde Proyecto Gran Simio luchamos por los derechos de los grandes simios y la protección de su hábitat. ¿Qué opinas del cautiverio de los grandes simios?, ¿tenerlos encerrados no es quitarles su cultura y su libertad?
La tecnología ha mejorado tanto que hoy en día no existe una razón legítima para mantener un simio en cautiverio; a través de ella podamos estudiarlos, verlos, protegerlos… Todas las razones para mantenerlos enjaulados ahora no son ciertas y la única razón que queda es porque existe un enorme negocio para usarlos como producto para lograr que los consumidores paguen dinero para visitarlos. Su cautiverio ahora es un negocio comercial con la única intención de ganar dinero y dar trabajo a quienes los mantienen cautivos. Continuar criando simios en cautiverio para nuestros negocios lucrativos es una barbaridad. Saber que cada bebé nacido hoy en cautiverio pasará el resto de su vida en una prisión es indefendible.

Continuar criando simios en cautiverio es una barbaridad

También creo que con cada nueva generación estamos cambiando a los simios a través de la cría selectiva para que acepten más vivir sus vidas en jaulas. Aquellos que muestran su descontento por ser prisioneros de por vida no son seleccionados para ser utilizados en el proceso de reproducción. Esto está creando un grupo cautivo dañado que se parece cada vez menos a sus hermanos y hermanas salvajes.

El gorila Harambe. Fotografía: Jeff McCurry.

¿Qué opinas de la Ley de Grandes Simios que estamos intentando sacar en España, donde solicitamos que los grandes simios sean llevados a santuarios?
Estoy de acuerdo con su objetivo de trasladar a todos los grandes simios que están ahora en cautiverio a santuarios. Deberíamos darles la mejor vida que podamos hasta que el último muera naturalmente, y la industria cautiva sea solo una cosa del pasado.

Te consideramos ya miembro del Proyecto Gran Simio. ¿Qué opinas de nuestra lucha?
Me siento muy honrado de ser considerado miembro del Proyecto Gran Simio y estoy muy feliz de estar asociado con personas que están dispuestas a luchar para proteger su derecho a vivir como vivieron durante siglos antes de que decidiéramos capturarlos para nuestro beneficio comercial.

Como sabes, los grandes simios pertenecen a nuestra propia familia de “homínidos”. Son seres especiales y compartimos el mismo ancestro común. Uno de nuestros objetivos es que sean considerados “personas no humanas”. De hecho, hay dos sentencias judiciales en Argentina donde una orangután llamada Sandra y una chimpancé, de nombre Cecilia, han sido declaradas «personas no humanas» ordenando su liberación inmediata de los zoológicos donde estaban cautivas. ¿Qué piensas de eso?
Me alienta mucho la lucha para que los simios sean considerados “personas no humanas” por los tribunales. Creo que esta es la única forma de alcanzar el objetivo de poner fin a su cría en cautiverio.

Eres tan generoso que no te importa que tus fotografías sean utilizadas por nuestra organización en defensa de nuestros objetivos por los derechos básicos de los grandes simios. ¿Qué sientes?
Mi alegría viene de tomar las fotografías y no quiero otro trabajo nunca más. Me retiré cuando tenía 24 años porque un conductor ebrio me golpeó de frente y dañó severamente mi cuerpo, y lo único bueno es que nunca tendré que volver a conseguir un trabajo. Cuando personas como tú pueden usar las fotos que he tomado para una causa tan buena, me siento abrumado por el orgullo y lleno de una gran felicidad.

¿Puedes dar un mensaje desde tu experiencia a favor de los derechos básicos de los grandes simios a la vida, la libertad ya no ser maltratados física o psicológicamente?
He tenido dos experiencias de vida en las que otros me quitaron la capacidad de vivir como quería. Pasé dos años en una silla de ruedas después de que el borracho me golpeara.
A través de ambas experiencias, lo que más me molestó fue que tanta gente me dijera cuánto lamentaban haber pasado por esas terribles experiencias creyendo que me ayudaría a lidiar mejor con mi mala situación. En ambas ocasiones solo me enojó comprobar que la sociedad estuviera dispuesta a sacrificarme, en lugar de arreglar las razones por las que estaba soportando esas dificultades.
Con mis experiencias de vida personal entiendo lo dañino que es encerrar a un gran simio y mantenerlo prisionero en contra de su voluntad y lo dañino que fue para mi salud física y mental aun sabiendo que mi condición mejoraría algún día. Continuar criando grandes simios en una vida de cautiverio sabiendo que nunca tendrán la oportunidad de vivir una existencia libre en la naturaleza es inaceptable, y una mancha horrible en los humanos.

Tras la entrevista, Jeff me dejó un gran mensaje que ojalá se cumpla junto con los esfuerzos que desde mi humilde persona y el Proyecto Gran Simio estamos realizando a favor de sus derechos básicos: «Estoy seguro de que la horrible muerte de Harambe aumentará en gran medida la opinión del mundo de que es hora de escuchar a personas como tú que han estado luchando para darles a los grandes simios el respeto y la dignidad que se merecen, vivir una vida libre de explotación por aquellos que los utilizan para mejorar sus ingresos comerciales. Tengo la esperanza de que sea el momento adecuado y que la mayoría de la gente vea que cambiar nuestro trato con los grandes simios es nuestro deber como buenos ciudadanos del planeta tierra. Podemos hacerlo, qué mejor legado para Harambe que después de su muerte el mundo decida que sus hermanos y hermanas vivan libres en su hábitat».


Print Friendly, PDF & Email

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies