Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | May 28, 2024

Scroll to top

Top

No Comments

Una campaña publicitaria despreciable, humillante y rastrera de la Iglesia católica - ¡Zas! Madrid

Una campaña publicitaria despreciable, humillante y rastrera de la Iglesia católica
Antonio Gómez Movellán

La campaña de publicidad de la Iglesia da a entender que si se marca la X católica se está ayudando a las maltratadas, a los drogadictos o a los refugiados. Todo es mentira

Como todos los años la Iglesia se gasta millones de euros en una campaña publicitaria para que los contribuyentes pongan la famosa X a la casilla de la Iglesia católica

El dinero que recauda la Iglesia a través de la Declaración de la Renta, unos 300 millones de euros, va para pagar el salario de los sacerdotes y los obispos y para el mantenimiento de la televisión de la conferencia episcopal y los gastos de administración.

La campaña es eficaz ya que, aunque los contribuyentes no han dejado de bajar desde que se implantó en el año 1987, todavía la famosa cruz alcanza al 32% de los contribuyentes y recaudan más de 300 millones de euros cada año. Esa campaña publicitaria inunda las televisiones, las radios, los diarios, las redes sociales y las vallas de los transportes públicos y algunos carteles publicitarios y se denomina “X tantos”. Este año exponen a una mujer maltratada, a un drogadicto, a una refugiada ucraniana o a una persona discapacitada con síndrome de Down como reclamo de su publicidad; pero el grueso de esos 300 millones que recauda la Iglesia católica no va para las maltratadas ni para los drogadictos ni para los refugiados ni para los discapacitados: va para pagar el salario de los sacerdotes y los obispos y para el mantenimiento de la televisión de la conferencia episcopal y los gastos de administración, como muy bien ha demostrado la fiscalización del Tribunal de Cuentas. Solo el 3% va para Caritas. Es claramente una campaña de publicidad engañosa ya que da entender que si se marca la X católica se está ayudando a las maltratadas, a los drogadictos o a los refugiados. Todo es mentira.

¿Por qué no se interviene esta campaña publicitaria rastrera y engañosa de la Iglesia católica? ¿Por qué la pobreza se utiliza como reclamo para pagar los salarios de los curas? Es triste que el erario público tenga que pagar, a estas alturas, el salario de los sacerdotes y obispos en un Estado que se proclama aconfesional, pero es más bochornoso aún que se utilice el reclamo de la pobreza o el maltrato de mujeres para seguir pagando a los curas y obispos de este país.

¿Hasta cuándo se va a consentir todo esto? ¿No va intervenir el Ministerio de Consumo ante esta publicidad engañosa? ¿No va intervenir el Ministerio de Igualdad ante el uso rastrero del maltrato de mujeres por parte de la Iglesia católica?, y lo más importante ¿no va a intervenir la Agencia Tributaria y el Defensor del Contribuyente ante esta inaceptable publicidad engañosa?




Print Friendly, PDF & Email

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies